Sócrates

Sócrates

Sócrates (ca. 469-399 a. C.) es aclamado como uno de los fundadores de la filosofía occidental, sin embargo, se sabe muy poco sobre él como figura histórica y filósofo. El mejor relato de la vida y obra de uno de los filósofos más influyentes de todos los tiempos lo dan los escritores clásicos posteriores, en primer lugar sus alumnos Platón y Jenofonte y el dramaturgo Aristófanes, quien fue su contemporáneo. A pesar de eso, los escritores mencionados revelan que el antiguo filósofo griego hizo importantes contribuciones tanto a la filosofía como a la epistemología y la lógica. Es el inventor del llamado método socrático o elenchus, que sigue siendo uno de los enfoques más utilizados no solo para responder a las preguntas fundamentales de la filosofía, sino que también sirve como herramienta para la investigación científica. Irónicamente, el dicho más famoso de Sócrates es «Solo sé que no sé nada».

Problema socrático

Como se mencionó anteriormente, la vida y la obra de Sócrates están rodeadas de misterio. No escribió ninguna obra filosófica ni dejó ningún escrito. El conocimiento que tenemos sobre él, tanto como figura histórica como como filósofo, se basa exclusivamente en escritos clásicos posteriores. La incertidumbre con respecto a la vida y obra de Sócrates, que se conoce como el problema socrático, está relacionada con el hecho de que la información que tenemos sobre él (además de los autores mencionados anteriormente, Sócrates también aparece en las obras de Aristóteles y el famoso historiador Tucídides) son filosóficas y textos dramáticos más que históricos. Esto hace que sea muy difícil crear una imagen de su vida, obra y pensamiento filosófico.

El alumno de Sócrates, Platón, se considera tradicionalmente la mejor fuente sobre la vida y obra del filósofo, aunque muchos estudiosos enfatizan que es muy difícil distinguir entre los puntos de vista filosóficos de Platón y Sócrates y aún más difícil crear un relato preciso de la vida de Sócrates. Como resultado, algunos consideran que Jenofonte es una fuente de información más confiable sobre Sócrates como figura histórica.

Vida personal

Platón y Jenofonte son las principales fuentes de la vida personal de Sócrates. A partir de sus escritos, descubrimos que el renombrado filósofo griego antiguo nació de Sophroniscus, un cantero (o tal vez un escultor) y su esposa Phaenarete, que era partera. Pasó su vida en Atenas, donde nació, pero los detalles de sus primeros años son escasos. Se dice que participó en la Guerra del Peloponeso (431-04 a. C.) y que se casó relativamente tarde con Xanthippe, que era mucho más joven que él. Ella le dio tres hijos: Lamprocles, Sophroniscus y Menexenus.

No es seguro en qué se ganaba la vida Sócrates. Según Jenofonte, estaba completamente dedicado a la filosofía, mientras que Aristófanes dice que se ganaba la vida enseñando en una escuela que dirigía con Chaerephon. Platón, sin embargo, rechaza los relatos de que a Sócrates se le paga por enseñar. Luego también hay relatos de él trabajando como cantero, como su padre. En la antigüedad, se le atribuyó la creación de las estatuas de las Tres Gracias cerca de la Acrópolis, pero esto ha sido rechazado por los estudiosos modernos.

El tábano de Atenas

Platón retrata a Sócrates como el tábano de Atenas. Explica que a Sócrates le encantaba «probar» la sabiduría de los que consideraba más sabios que él. Pero como la mayoría de las personas a las que «probó» eran estadistas y otras personas influyentes de Atenas, pronto llegó a ser conocido como el tábano de Atenas porque sus métodos de probar la sabiduría hicieron que muchas personas influyentes parecieran todo menos sabias en el público. También entró en conflicto con las élites y el público en general en Atenas al elogiar al rival de la ciudad de Esparta, aunque afirmó ser leal a Atenas. Se especula que su papel de tábano podría haber sido una de las principales causas de su juicio y ejecución. Sin embargo, siguió siendo el «tábano de Atenas» hasta el final. En el juicio, aparentemente propuso que el gobierno le pagara un salario y cenas gratis de por vida cuando se le pidió que propusiera un castigo por su fechoría.

Juicio y ejecución

Los que persiguieron y juzgaron a Sócrates no dejaron ningún registro. Una vez más, Platón y Jenofonte son las principales fuentes de los acontecimientos que llevaron al juicio y la ejecución del filósofo. Nos dicen que Meletus, Lycon y Anytus acusaron a Sócrates de impiedad y corrompieron las mentes de la juventud de Atenas. En su discurso de defensa, se dice que defiende su papel de “tábano”, facilitando a sus perseguidores la posibilidad de condenarlo a muerte. Tanto Platón como Jenofonte nos cuentan que tuvo la oportunidad de escapar y que su amigo Crito incluso sobornó a los guardias de la prisión pero decidió quedarse. Se le dio a beber cicuta venenosa.

Método socrático

La principal contribución de Sócrates a la filosofía occidental es su método de investigación, que recibió su nombre de método socrático, a veces también conocido como elenchus. Según este último, una afirmación puede considerarse verdadera solo si no se puede probar que está equivocada. El método socrático, que es dialéctico, descompone un problema en una serie de preguntas que luego se busca dar respuesta. Este método, que también se usa en la investigación científica al hacer una hipótesis y luego probar que es correcta o falsa, algunos sugieren que fue usado por primera vez por Zenón de Elea (ca. 490-430 a. C.) pero fue Sócrates quien lo refinó y lo usó para resolver cuestiones éticas.

Las creencias del filósofo son difíciles de distinguir de las de Platón. Según algunos, pueden haber sido reinterpretados por Platón, pero según otros, este último quizás adoptó por completo los pensamientos filosóficos de Sócrates y sus creencias reflejan en realidad las de Sócrates. Por lo tanto, el dicho del famoso filósofo “sólo sé que no sé nada” puede en cierto modo ser reivindicado también para su vida y obra.